La jardinería ha demostrado ser un gran aliado de la salud mental en plena pandemia.

Oleada tras oleada, la COVID-19 ha aumentado los niveles de ansiedad de la mayor parte de la población. Todos lo sobrellevamos lo mejor que podemos, pero los aficionados a la jardinería tenemos una ventaja: en una investigación realizada por la Universidad Arcadia se ha llegado a la conclusión de que mejora el bienestar psicosocial de las personas. Sembrar semillas, verlas crecer y cuidar las plantas mejora la autoestima al darnos un propósito en nuestro día a día. Este estudio ha demostrado sus evidencias en personas que sufren depresión, y también reduciendo las tasas de reincidencia de personas en la cárcel.