Decora con tonos neutros y suaves y, sobre todo, con elementos naturales. Porque las plantas verdes y las plantas de flor combinan con todo dentro de casa.

Este otoño se consolida la tendencia de los colores neutros como el gris, el beige, los verdes y los rosas suaves, los blancos y, para darle un toque de atrevimiento, introducimos el color rojo. Son tonalidades que invitan al relax, a la serenidad, escenarios sin estridencias pero que podemos personalizar y darles un toque muy personal. Se trata de un estilo muy personal donde adquieren protagonismo los materiales orgánicos como la madera, el bambú o el cristal. Las fibras vegetales como el mimbre, la rafia, la cuerda, el yute, el algodón… Materiales sostenibles que encuentran su máxima expresión mezclados con plantas naturales, aptas para el interior del hogar. Es el momento de mirar hacia dentro y de decorar esos espacios que van a ser los protagonistas de nuestra casa durante los próximos meses. Combina cestas, faroles, velas, cojines, mantas, alfombras y muchos otros objetos, que encontrarás en los centros Jardinarium, con spathiphyllum, monstera, fastsia, kentia, areca, photos, ficus, dracenas, yuccas… Y un sinfín de plantas verdes, sin olvidar las crasas y los cactus, todo ello bien coordinado aportará paz y bienestar.

Si prefieres un toque sofisticado en los ambientes interiores, añade a la decoración el brillo del cristal en jarrones, cubremacetas, porta velas… y también del metal en una gran variedad de objetos, pero siempre con tonalidades muy tenues como, por ejemplo, el color champagne metalizado.